Novelas negras, policiacas, de misterio, de la A a la Z

por Pilar MARTINEZ

De la A a la Z, el especial de Novela Policiaca, negra y de misterio. Para encontrar el libro que hemos seleccionado,  ve a la lista de definiciones y haz clic sobre la palabra que te ha llamado la atención.

Misterio y sorpresa 😉

Asesino:
Pieza clave del género. Si la trama está bien hecha puede que no te lo esperes. O al revés y puede que sí. Puede ser uno o varios, o nadie. Hay tantas posibilidades como libros.

Bala:
Los casquillos y el calibre suelen ser elementos importantes a la hora de seguir las pistas.

Cuerpo:
Del delito o el de una mujer fatal, según los gustos.

Delito:
Sin pruebas no hay delito, ¿cierto?

Escena:
Esa en la que los personajes de CSI encuentran todas las pruebas necesarias para atrapar al culpable, pero que en la literatura nos transporta mucho más allá de una prueba de ADN.

Fuga:
De prisioneros, de información o de dinero. Buena o mala, depende del punto de vista.

Guantes:
Para evitar dejar huellas, mancharse las manos o golpear al descarado que insinúe que la falda está muy corta.

Huella:
Dactilar casi siempre, pero puede ser de un zapato o de un cuchillo o de cualquier cosa que el autor imagine.

Inspector:
Figura clave del género.

Juez:
Porque no sólo hay que dictar sentencia, también hay que firmar órdenes de arresto, autorizaciones de cateo, peticiones y muchas cosas más, ¿no?

Kilo:
de oro, de mercancía, de plomo… ¿en qué pensaron ustedes?

Linterna:
Herramienta básica en cualquier entrada ilegal a cualquier sitio.

Mentira:
Piadosa o no, puede cambiar todo el curso de una investigación.

Noche:
Eterna cúmplice de todo tipo de actos inconfesables.

Obscuridad:
Ahí donde suelen esconderse las verdades hasta que alguien logra sacarlas a la luz.

Policía:
Un elemento del género que no podíamos omitir en este alfabeto.

Quién:
Es la pregunta que nos hacemos todos: ¿quién es el culpable, quién sabía, quién los va a sacar de esta?

Rastro:
Lo que hay que borrar si uno no quiere tener problemas después. O lo que hay que seguir si se quiere saber un poco más. Depende de qué lado se esté.

Sangre:
Azul, noble, pura, en las manos, en el piso, en el laboratorio de pruebas.

Tráfico:
De influencias, de dinero, de drogas, de armas. En general, algo de lo que uno debe alejarse.

Urgencia:
Nunca es buena. Y por lo general, citando a Mafalda: lo urgente le quita tiempo a lo importante. Hasta en la literatura policiaca.

Violación:
A la ley, a las reglas, al protocolo o a una mujer. Por lo general, una palabra odiosa.

Whisky:
Lo que hay que tomarse a veces para aclararse las ideas o entrar en calor. O hasta para taparle el ojo al macho si uno anda de encubierto.

Xenofobia:
Cáncer de la sociedad actual que se controla (y a veces hasta se cura) poniéndose realmente en los zapatos de los demás.

Yacer:
De preferencia hay que evitar encontrarse en esa situación. No suele ser algo bueno.

Zanja:
Lugar en donde uno puede amanecer si se topa con la gente equivocada. También puede servir como refugio o escondite. En todo caso, es un lugar a evitar.